jueves, 4 de diciembre de 2008

Obama nombró a un latino a cargo de Comercio

Fuente: Página/12
Experto en negociaciones internacionales, ex funcionario de Bill Clinton y amigo de Hillary, prometió acercarse a América latina. Dijo que hay que fortalecer nexos regionales y recordar la importancia de un hemisferio unido.

Barack Obama nombró ayer al primer hispano de su gabinete. Bill Richardson será el próximo secretario de Comercio estadounidense y el dirigente latino con más alto rango en el gobierno que tomará posesión el 20 de enero. “Como Obama nos dijo, sí se puede, y nuestro voto ha sido nuestra voz”, aseguró el actual gobernador de Nuevo México, al agradecer el apoyo de la comunidad latina. Sin barba y con una sonrisa de oreja a oreja, Richardson aceptó el nombramiento junto a Obama en Chicago, en la sexta conferencia de prensa que realizó el presidente electo desde los comicios de noviembre. El ex funcionario de Bill Clinton y amigo de la ex familia presidencial prometió acercarse a América latina. “Hay que fortalecer nuestros nexos y recordar la importancia de un hemisferio unido.”

“Creo que la gente va a presenciar uno de los gabinetes más diversos que hayamos visto en la Casa Blanca”, se congratuló ayer Obama durante el nombramiento. Richardson le contestó agradeciendo el apoyo de todos los hispanos. “Debemos seguir luchando por nuestros derechos al mismo tiempo que perseguimos el sueño americano para todos”, aseguró el hijo de madre mexicana, que se crió hasta los 13 años del lado sur del río Bravo. La comunidad de habla hispana fue la primera en celebrar la designación. “Estamos orgullosos de que se convierta en un miembro del equipo Obama”, aseguró Janet Murguía, presidenta de La Raza, la principal organización hispana del país.

Obama ya había nombrado a dos hispanos en cargos administrativos en la Casa Blanca: Cecilia Muñoz, vicepresidenta de La Raza, como directora de Asuntos Intergubernamentales, y Louis Caldera, ex militar e hijo de migrantes mexicanos, como jefe de la Oficina de Asuntos Militares.

Con el anuncio de ayer Obama terminó de definir los cargos claves de su futuro gobierno. Otra vez eligió a un ex ministro de la era Clinton. Durante los ocho años de gestión del ex presidente, Richardson fue embajador ante la ONU y luego ministro de Energía. Se había ganado el apoyo y la admiración de Clinton en 1994 cuando consiguió evitar una crisis internacional con Corea del Norte. Ese éxito catapultó al entonces joven congresista de Nuevo México.

Se convirtió en el mediador preferido de la Casa Blanca. Negoció con Saddam Hussein, Fidel Castro, los talibán y consiguió uno de los primeros ceses del fuego en la conflictiva región del Cuerno de Africa, Darfur. A principio de este año intentó acercarse a las FARC colombianas para conseguir la liberación de decenas de secuestrados, entre ellos tres norteamericanos que finalmente fueron rescatados en junio pasado.

Cuando Bill Clinton dejó la Casa Blanca, Richardson volvió a su hogar en Nuevo México y en 2002 se presentó como candidato a gobernador. Ganó y cuatro años después fue reelegido. Era el primer gobernador de origen hispano del país y además gozaba de uno de los índices de popularidad más altos de país. Confiado por sus logros se presentó en las primarias presidenciales demócratas. Fue allí donde otra vez pudo demostrar su olfato político. Después de las primeras dos elecciones, Iowa y New Hampshire, el gobernador se bajó de la contienda y dos meses después, en marzo, le dio su apoyo a Obama.

Ocho meses después el presidente electo le devolvió el gesto. “Con su amplitud y profundidad de experiencia en la vida pública, el gobernador Richardson está particularmente capacitado para su papel como el principal diplomático económico de Estados Unidos”, señaló ayer durante la conferencia de prensa.

Richardson reemplazará a otro dirigente de origen hispano, Carlos Gutiérrez. El secretario de Comercio de George Bush era un promotor incansable de los Tratados de Libre Comercio (TLC) con los países latinoamericanos y llevaba la voz cantante en el gobierno contra el régimen comunista de Cuba.

La nueva Secretaría de Comercio será más moderada, auguraban ayer los medios estadounidenses. Como gobernador de Nuevo México, Richardson ha declarado una y otra vez que el motor del crecimiento económico debe estar en el sector privado y no en el Estado. Sin embargo, el dirigente demócrata se inclina más hacia la izquierda en los temas sociales, como la reforma migratoria. El político hispano más poderoso de Estados Unidos apoyó durante las internas una regularización de los 12 millones de inmigrantes indocumentados.

Uno de los asuntos pendientes que tendrá que solucionar no bien asuma es la ratificación del TLC con Colombia, que hace más de un año vienen bloqueando los demócratas en el Congreso. Como senador el propio Obama se negó a apoyarlo hasta que cesen las violaciones a los derechos humanos.

Más información: Obama nombra a un hispano como secretario de Comercio
Obama incorporó a un líder hispano en su gabinete

0 comentarios en Obama nombró a un latino a cargo de Comercio, Deja el Tuyo