jueves, 27 de septiembre de 2007

Cómo arreglar un teléfono celular mojado

Todo lo que tenes que saber si tu teléfono celular se cayó al agua

Lo dicen en todos los locales de venta de telefonía móvil: la garantía no cubre arreglos en caso de que el celular deje de funcionar por haberse mojado. Es que, de no tratarse de esos tres o cuatro modelos de teléfonos supuestamente resistentes al agua, en la mayoría de los casos ese tipo de dispositivos sucumbe tras un encuentro cercano con algún líquido.

Sin embargo, la Web alberga algunos secretos que, como si se tratase de codiciadas recetas de cocina, los internautas han divulgado celosamente en algunos foros. Así, rescatar un celular que se ha mojado podría dejar de ser un sueño y transformarse en una realidad.

Cuidado. En general, después de que el teléfono entra en contacto con un líquido, los usuarios cometen un error que pone punto final a la vida del dispositivo: apagan el celular, lo secan rápidamente y luego intentan encenderlo para comprobar si funciona o no. Acaso no lo harían si supieran que las baterías no se llevan del todo bien con el agua y que, en la mayoría de los casos, esa simple acción puede generar un pequeño cortocircuito dentro del dispositivo.

Lo primero que hay que hacer, después de haber sacado el teléfono del medio líquido – 20 segundos son suficientes para que el interior se moje – es apagarlo y desarmarlo para quitar la batería y la tarjeta SIM. Esta última probablemente no se dañe, mientras que la batería difícilmente resista el chapuzón. Así, hay que secar con cuidado cada parte del teléfono, usando servilletas de papel o una toalla.

Paciencia. Que no te gane la ansiedad, aunque parezca seco, la humedad permanece adentro del móvil. Es importante esperar a que se seque completamente, lo cual podría llevar entre dos y tres días. Los mejores métodos para lograr esto son: sumergir el teléfono sin la batería ni la SIM en una fuente seca y sin tapa, con arroz – ¡sin cocinar! – o con bolsitas de gel de sílice – esas que vienen en los bolsillos de los pantalones nuevos o en las carteras –. Ambos elementos sirven para absorber humedad. También, apoyar el teléfono durante un par de días sobre el televisor o cualquier otro artefacto que levante levemente su temperatura podría funcionar.

Algunas personas han recomendado utilizar alcohol en el proceso de secado del aparato. Se supone que este líquido evaporará rápidamente la humedad que haya dentro del dispositivo. No obstante, es preferible no seguir mojándolo.

Malas costumbres. Otro gran error que suelen cometer los usuarios es el de soplar hacia el interior del teléfono. El aliento es húmedo y esto puede empeorar la situación. Un aire acondicionado o un ventilador son las mejores opciones. Incluso, hay quienes sostienen que meter el celular adentro de la heladera, de forma alternada durante lapsos de 30 minutos es una buena idea. Este electrodoméstico enfría quitando el líquido de los elementos y por esta razón podría ayudar a la hora de secar el teléfono.

No es recomendable poner la batería hasta pasados tres días del momento del accidente. Si al hacerlo el teléfono no enciende, vale la pena conectarlo a la electricidad a través del cargador e intentar de nuevo. En muchos casos, sucede que la batería deja de funcionar pero el teléfono no.

1 comentarios:

Miguel dijo...

Cayó al agua, inmediatamente lo mandé a reparar, y aparentemente quedó bien, pero cuando quiero transferir datos en modo USB mediante su cable, me sale el siguiente mensaje en la barra de tareas: "No se reconoce el dispositivo USB. Uno de los dispositivos USB vinculados a este equipo ha tenido un mal funcionamiento y Window no lo ha reconocido"
Nosé si el agua malogró totalmente la entrada miniUSB o un pequeño circuito que permite esa acción ha sido dañado.

NOTA:
-Mi equipo es Nokia 5200
-Volvi a reinstalar PC Suite del Nokia
-Ya probé con otro cable USB igual
-Si se puede reproducir, en el celular, la música que está en la tarjera MicroSD